lunes, 14 de marzo de 2011

Tarta fría de queso y limón

El sábado tubimos un día de lluvia...uufff...que empezó sobre las 7 de mañana (dicho por mi meteorólogo particular, Edu, que le encanta todo esto) y que acabó sobre las 2 de la mañana, hora a la que llegamos de ir a cenar con unos amigos! todo el dia sin parar...que bienvenida es para el tema de los campos y, mirándolo por otro lado, tienes la excusa perfecta para quedarte en el sofá con tu mantita hasta arriba viendo una peli y...preparar alguna cosita en la cocina!!!jejeje...así que ese fue mi plan del sábado, muy diferente al de ayer porque hacía un dia genial...así que salí a tomar el aire! ahhhhhh....y  anoche...lo adivinais??? FUTBOL!!!no acaba nunca...que por cierto, como estubimos en Madrid, Edu no se resistió a entrar en el Bernabéu...tan futbolero como es él...no pudo negarse!! y nosotros mientras nos fuimos de tapeo...jajajja...

Así que preparé una tarta fría de queso...



Ingredientes
· Para la base:
120 gr de galletas trituradas
70 gr de mantequilla blanda
65 gr de azúcar moreno
1 poquito de canela en polvo

· Para la mezcla:
250 gr de queso Philadelphia (yo le puse 300gr)
3 limones
3 cucharadas de azúcar
3 hojas de gelatina
3 huevos

· Para la crema:
1 limón
1 yema de huevo
100 gr de mantequilla
100 gr de azúcar

1 limón para decorar

Preparación
La base: mezclar las galletas desmenuzadas con la mantequilla blanda, el azúcar moreno y la canela. Colocar esta masa en un molde desmontable de 20 cm.
La mezcla: Trabajar las yemas de los 3 huevos con el azúcar; añadir el queso Philadelphia, la gelatina diluída en el zumo de los 3 limones calientes, y la ralladura de uno de ellos. Mezclar todo bien.
En otro bol, batir las claras al punto de nieve y añadir con cuidado, antes de que cuaje, a la preparación anterior.
Verter la mezcla encima de la base en el molde y dejar en el frigorífico unas 24 horas.
La crema: Trabajar la yema del huevo con el azúcar, después añadir el zumo y la ralladura del limón y la mantequilla blanda, y cocer a fuego suave hasta obtener una crema espesa.
Cubrir la tarta y dejar enfriar en el frigorífico. Antes de servir, adornar la superfície con medias rodajas de limón.



Aunque parezca que lleva mucha faena, es super fácil de hacer y queda muy cremosa, nada empalagosa...ya vereis como el resultado os sorprende!!!

Fuente de la receta: Libro Repostería casera. El rincón del gourmet. Editorial: Tikal.